Ultimos Relatos Eroticos





Relatos Eroticos Gays

Contactos Gays

machos en el gym

Publicado por Anonimo el 29 de Jul, 2012

Hace 3 años comencé a concurrir a un gimnasio e inmediatamente me llamo la atención uno de los entrenadores, Martín, que tiene más o menos mi edad, actualmente 46 años. Hice mi grupo de gente y otro de los entrenadores se convirtió en mi entrenador personal. Martín es un tipo serio y de un carácter medio extraño; ese tipo de gente que un día te saluda y el otro no pero aun así, para mí siempre tuvo un atractivo muy especial por su aspecto varonil; piernas y brazos peludos, muy bien formados y naturales, no a fuerza de fierros, un culo redondito, cara de macho, pelo corto y prolijo, bien tipo de barrio. En algunas oportunidades, mientras yo hacía ejercicios de pecho, se acercó a seguirme las series teniéndolo parado detrás de mi cabeza con su miembro cerca de mi cara y en ocasiones me prende la cinta para correr y les confieso que mientras corro no puedo dejar de seguirlo con la mirada por todo el gym. Intenté darle charla muchas veces y todo bien, pero quizá al día siguiente no me saludaba. Me mujer se había ido de viaje y teniendo el depto. a mi disposición se me ocurrió preguntarle a Martin si daba clases personales y me dijo que si,así que tomé la decisión de llamarlo y combinar un horario para que viniese a mi depto. Finalmente, un lunes a las 15 hs. tocó timbre para darme la primera clase particular. Como estamos en verano, llegó en short y remera de manga corta. Comenzamos la rutina que me iba marcando y dejamos para el final la parte de abdominales. Me pidió que me acostase boca arriba y él se paró con las piernas abiertas dejando mi cabeza entre sus pies; me dijo que agarrase con mis manos sus piernas y elevara las mías hacia él, mientras él las empujaba nuevamente hacia el piso. Yo mantenía la vista hacia arriba y ahí tenía el esplendor de sus hermosas piernas peludas y de vez en cuando cambiaba la posición de mis manos con la sola intención de tocárselas en diferentes lugares… Nada me calienta más en un macho que las piernas… Menos mal que yo tenía calzas debajo de los pantalones y me mantenían la pija apretada porque ya estaba dura del placer que me producía el solo mirarlo. Terminada la clase, le pregunte si tenía más clases y me dijo que no, que tenía el resto de la tarde libre, entonces lo invite a la pileta del edificio; me dijo que no tenía ropa y le contesté que yo le daba un short de baño, que no había problema; le alcance uno y cerró la puerta tras meterse en el baño. Salió y bajamos a la pileta, tomamos dos reposeras y nos sacamos las remeras; era la primera vez que lo veía en cuero y tal como lo imaginaba, tenía la panza y el pecho velludo como el resto del cuerpo, como me gustan a mí los hombres. Nos tiramos a la piscina un rato y salimos a tomar sol. Se recostó boca arriba sobre la reposera y note como el short mojado se aplastaba contra su cuerpo marcándole el bulto. Le pregunté sobre su reciente separación y me contó que había estado mal y que hacía mucho tiempo que no estaba con una mina. Pasada más o menos una hora, subimos a mi depto y me pregunto si podía darse una ducha, le conteste que por supuesto que sí y jodiendo le dije que si necesitaba que le enjabonara la espalda me avisase, no sé cómo me animé a decirle eso porque la verdad es que no éramos amigos ni mucho menos… Se rió y me dijo “Que boludo sos!!!”; fue al baño, dejó la puerta abierta y comenzó a desvestirse; solo logré verlo de espaldas y me calentó sobremanera observar las piernas y el culo peludo que tiene. Al rato me llamó y me pidió que le alcanzara un toallon para secarse; entré al baño con el toallon y lo vi, dentro de la bañera, parado frente a mí, todo empapado, con los pelos que caían sobre todo su cuerpo por el peso del agua y una hermosa pija entre sus piernas, de esas bien carnosas y voluminosas….todo un espectáculo… Me acerque, le tendí el toallon con una mano y le dije “Turro, tenes un lomaso… que bien te mantenes”!!! Me respondió que por su laburo debía hacerlo; le dije que viniera al cuarto que le prestaba ropa limpia; me fui al cuarto y comencé a buscar en el placard esperando que apareciera; hasta que lo veo entrar con el toallon atado a la cintura. Realmente no sabía cómo encararlo y me estaba volviendo loco, teniéndolo en mi cuarto, medio en pelotas... Se sentó en el borde de la cama, frente al espejo que cubre completamente una pared lateral del cuarto y sonriendo me dice "Turro, se ve que sos fiestero, que cojidas debes mandarte acá mientras te miras en el espejo"!!!! La verdad es que no sabía que responderle ni como tomar su comentario; teniendo en cuenta lo que me había contado sobre el tiempo que hacía que no garchaba, lo único que pensé es en decís cosas que pudiesen calentarlo.. Le conteste "La verdad es que soy muy morboso y no sabes cómo me gusta mirarme mientras se la entierro a mi mujer y cuando hacemos un 69 mientras ella me embadurna el orto con crema y me hace gozar con sus dedos"!!!!! Me miró y me dijo "Sos un guacho, me estás haciendo calentar... Nunca imaginé que fueses tan morboso". Me acerque y mire directo a su bulto... Martin no podía ocultar que se le había parado la pija... Le dije "Veo que si te calentaste macho, mira tu caño"!!!! y sin esperar más, le desanudé el toallon y me arrodille frente a él... Martin se quedó duro y yo, sin dejarlo reaccionar, le agarré la poronga y me la metí despacio en la boca... Me agarró de los pelos diciéndome "pará turro, jamás coji con hombres y no me atrae la idea, pero su pija estaba paradísima, enorme y dura... Me la saqué de la boca y le dije "No seas forro varón, vos necesitas descargar y yo te voy a sacar toda la leche, que importa quién te la chupe?".... Comencé a mamársela como si me estuviese comiendo lo más rico del mundo y ciertamente para mí, en ese momento era una delicia.... Finalmente Martin se fue relajando, noté que realmente estaba caliente y que necesitaba coger con alguien; comenzó a gemir y me dijo “Sos un recontra comilón guacho, como me estas mamando la poronga”!!! mientras disfrutaba de la espectacular mamada que le estaba dando. Mientras se la seguía chupando, estire el brazo, agarre lubricante y preservativos; unte mis manos y comencé a lubricarme con los dedos el ano para dejarlo listo para el paso siguiente. Martín estaba con los ojos cerrados y disfrutando de la tirada de goma que le estaba dando, pero yo tenía miedo de hacer las cosas rápido y que se arrepintiera. Note que comenzó a acelerar los gemidos y que se estaba poniendo colorado; rápidamente saque su pija de mi boca, le calce un preservativo y antes de que se diera cuenta de lo que estaba pasando me pare en la cama y comencé a bajar en cuclillas embocando su pija en mi ano, primero baje hasta sentirla apoyada y ahí me deje caer lentamente hasta metérmela entera…No lo podía creer, tres años viendo a este macho en el gym imaginándome todo tipo de cosas y finalmente lo tenía tendido en mi cama clavándome hasta el fondo su enorme poronga. Martín me seguía diciendo que era un hijo de puta, que como estaba haciendo esto; yo comencé a darle ritmo a mis movimientos, subiendo y bajando cada vez más rápidamente mientras le tocaba el pecho y jugaba con sus vellos. Para mi sorpresa me tomo de la cintura siguiendo el ritmo de mis movimientos: le pregunte si quería cojerme bien cojido, abrió los ojos y no me contesto, entonces me saque la poronga de mi ano, me pare y me puse de rodillas en el borde de los pies de la cama para vernos en el espejo y dejando el culo bien parado para que me hiciera lo que quisiera. Finalmente se incorporó y lo vi arrodillado detrás de mí. Mire hacia el costado y vi el costado de su cuerpo armonioso y peludo, con músculos no exagerado reflejándose en el espejo; tenía una cara de morbo total, como diciéndome, “Vos querías pija, ahora aguantate lo que se viene” Nos miramos a los ojos a través del espejo sin decir una palabra y diciéndonos todo; me tomo de la cintura por detrás, se lubricó nuevamente la punta de la pija, me la calzo con la otra mano y una vez que encontró el sitio, puso la otra mano en mi cintura y se dejó caer hacia… Sentí como se me abría el orto nuevamente y me lo llenaba por completo con tu tronco… Yo hice un gesto de dolo que pronto se convirtió en placer. Martín comenzó a bombearme con un ritmo lento mientras yo giraba la cabeza y veía en el espejo como sus nalgas musculosas y peludas se contraían con cada embate que me daba y eso me excitaba aún más… Deje que tomara su ritmo y controlara los movimientos hasta que me llevó a un punto en el que comencé a moverme más y más mientras le pedía pija;tenía las dos manos en los costados de mis cadera agarrándome firmemente; noté que comenzó a aumentar la potencia de los empujes y realmente yo estaba en un estado de éxtasis difícil de explicar; en ese momento hubiese cedido a cualquier reclamo. Me dijo que no aguantaba más y yo le dije que quería leche, que vaciara los huevos con tanta leche acumulada….Inmediatamente comenzó a gritar y a tener espasmos mientras largaba todo el semen acumulado dentro de mí; yo sentía sus espasmos y la verdad es que quería mas y más pija, me lo quería comer entero.... Que macho!!! Finalmente me la sacó del orto, se sacó el preservativo y se desplomo boca arriba en la cama.. Le vi la cara colorada y con la vena de la cien marcada y latiendo... Comenzó a sonreír emitiendo sonidos entrecortados por la agitación y dijo “No lo puedo creer”!!!... Yo estaba hirviendo de calentura al pensar lo que había terminado de pasar, viéndolo exhausto tirado en la cama y pensando en todo lo que quería que siguiese pasando. Me acerque a su cara completamente sudada y le dije "Estas más relajado ahora?" Su respuesta fue “Sos un hijo de puta”!!!!!. Comencé a bajar por su pecho peludo, pasándole la lengua por todos lados hasta llegara a la pija semi erecta, me la metí en la boca y le saque la leche que aún le quedaba mientras notaba como rápidamente le comenzaba a crecerle nuevamente. Era lógico que siendo un macho joven, fuerte y sano, necesitara más acción para quedar exhausto después de tantos meses sin sexo.... Martin me decía "Man, pará, no tenes límites? me queres gastar!!!! Seguí mamándosela dulcemente, metiéndomela hasta donde podía; comencé a chuparte las bolas y bajando un poco mas hacia su ano. Note que Martín comenzó a hacer unas muecas de placer como no entendiendo que le estaba haciendo o no sabiendo que podía sentir ese placer con lo que le estaba haciendo. Le pregunte si nunca le habían chupado el orto y me contesto que jamás; no es una de las cosas que más me gustan hacer pero ahí lo tenía tendido a mi merced…. Me engullí nuevamente la pija que ya estaba como un tronco y comencé a bajar hacia sus bolas; pase mis brazos por debajo de sus piernas y las coloque sobre mis hombros para disponer de su culo a mi voluntad y me fui con la lengua directo a su orificio; se lo escupí bien, llenándoselo de saliva y comencé a lamérselo introduciéndole lentamente la punta de la lengua; note que Martín se comenzó a retorcer por el placer y me dijo que jamás se había imaginado algo así, sintiendo tanto placer porque le lamieran el orto; tome el lubricante nuevamente y embadurne bien su culo mientras me ponía un preservativo en mi pija, que confieso no tiene el tamaño ideal para un debut, ya que mide 20 x 5. Acomode bien sus piernas sobre mis hombros nuevamente y apoye la cabeza en su ano; recién ahí se dio cuenta de lo que estaba pasando, abrió los ojos e intento incorporarse pero yo lo tenía dominado cruzándole los brazos por sobre sus piernas; intenté presionar levemente y Martin me dijo “Hasta acá llegue, no quiero que me cojas”; vi su cara de temor... yo siempre pensé que las cosas deben hacerse con el consentimiento de las partes y a pesar de que estaba descontrolado, me di cuenta que necesitaba laburarlo mas para que cediese; realmente lo quería violar, pero me mantuve firme; le pedí que se relajara, que no iba a pasar nada que él no tuviese ganas que pasase y deje de presionar mientras veía que se tranquilizaba y reposaba sus brazos peludos a los lados de su cuerpo... Yo no tenía claro que movida hacer para que no se enfriara el clima... Aleje mi pija de su año y tomando el frasco de lubricante lo sostuve sobre sus bolas y deje caer un delgado hilo de líquido.. note su espasmo cuando el gel frio tocó sus bolas y ahí comencé a desparramárselo con las dos manos por las bolas, la pija, las nalgas, el año... su pija seguía firme, no bajaba.... me animé a subir entre sus piernas, lamiéndole el ombligo, el pecho las tetillas, las orejas.. Noté que aceleraba su respiración...le pregunte al lado del oído y muy morbosamente si le había gustado la cogida que me había pegado... Me respondió muy despacio Siiii.... Le dije "Macho, después de llenarme el orto te la mamé y seguías largando leche!!! sos un semental... se sonrió y me dijo... Son muchos meses... Muy despacio, acerque mis labios a los suyo temiendo su reacción, pero no hizo nada, por lo que comencé a besarlo bien despacio hasta darme cuenta que tenía luz verde y le comí la boca como si fuese una frutilla y pensando el próximo movimiento. Bajé por su pera, le lamí la nuez de Adán y gire mi cuerpo posicionándolo para un 69... Vi a través del espejo que tenía mi poronga al lado de su cara y la suya la tenía agarrada firmemente con mi mano... Decidí que lo mejor era no hablar y comenzar a hacer lo mío a la espera de su reacción... Comencé a mamarle la pija con sumo placer y los astros se pusieron de mi lado porque Martin se animó y se metió en la boca mi poronga que en ese momento era un tronco... Se la sacó y me dijo "Que pedazo de caño tenes turro"!!! le dije que no mucho más grande que el suyo... y seguimos con la gran mamada. Con su pija en la boca y su culo a mano, cace nuevamente el gel y comencé a masajearle bien las bolas y los glúteos, entrando por su raya, subiendo y bajando; comencé a hacerle círculos con los dedos en su ano y note que sin sacarse mi pija de su boca comenzó a emitir gemidos.... Lentamente le introduje un dedo bien despacio en el año y no opuso resistencia, solo me apretó más fuerte la pija.... Yo sabía que no tenía mucho margen antes de acabar porque estaba demasiado caliente y aun no me había venido nunca... Intenté controlar mi eyaculación pero me di cuenta que ya no podría, así que le avise a Martin, que se la sacó de la boca y comenzó a pajearme... Ya no tuve control, y sin sacarle el dedo del orto, comencé a largar leche frenéticamente mientras veía a través del espejo como le llenaba de semen la cara a este potrazo hemoso!!!!! Esa imagen me invito a incorporarme inmediatamente y comenzar a limpiarle la cara con mi lengua, hasta tragarme la última gota de mi propio semen... Martin estaba como entregado ante el desenfreno de la situación y me decía "No podes ser tan asqueroso man”!!!! Él estaba aún con el caño erecto y yo sabía que el mío lo estaría nuevamente a la brevedad. Le pregunté si quería ver cuánto más asqueroso podía ser y volví a su poronga y a jugar nuevamente con su orto. Martin comenzó a decirme "Siiiii guacho,como me estás haciendo gozar la concha de tu madre"!!! me di cuenta que comenzó a mover el culo, empujando, como buscando más y me anime, muy lento a meterle el segundo dedo.... emitió un gemido pero no me dijo nada, por lo que sin demoras fui directo a buscar su próstata para masajeársela... Vi nuevamente como se había puesto colorado y la vena le latía en la cien; lo había llevado a un grado de placer que jamás había experimentado con una mina... con una mano me comenzó a apretar la cabeza contra su pija y gritó "Me vengooooo"!!!! Yo seguí engulléndome la poronga a la espera del mas delicioso dulce hasta que escuche un grito ahogado, mientras se me llenaba la boca de leche, que trague en su mayoría y parte se deslizo por la comisura de mis labios... parecía que no paraba mas... La verdad es que yo no quería largar esa poronga, estaba disfrutando como jamás en la vida y para él era el inicio a una nueva dimensión del goce sexual... Seguí subiendo y bajando mi boca con su pija adentro hasta que no le quedo una sola gota por salir y se le comenzó a achicar. Martin ya iba por su segundo polvo y mi pija estaba nuevamente al palo. Nos quedamos tirados un rato sin decir palabra, ambos exhaustos por lo acontecido, los dos sorprendidos, imagino que él más que yo... Pusimos las almohadas en el respaldo de la cama y nos sentamos relajados... comenzamos a charlar mientras comencé a tocarle los brazos, la panza, las piernas. Me preguntó si tenía mucha experiencia en camas con hombres y le conté que sí, que realmente lo disfrutaba y que para mí la única condición es que fuesen bien machos, bien hombres, tipos de barrio... Que no me calentaba el tipo súper producido y mucho menos la mariquita.... Yo seguía tocándolo despacio pero firme y note que su pija se estaba nuevamente poniéndose dura. Gire hacia él y comencé a besarlo y a lamerlo dulcemente bajando hasta quedar frente a él. Volví a levantar sus piernas para tener disponible su culo que estaba todo embadurnado de gel y saliva y comencé a trabajárselo… Martin cerró sus ojos y se deslizo un poco hacia mí; yo seguí trabajándole el orto muy despacio y vi que Martin tomaba con sus brazos la parte posterior de sus rodillas, quedando completamente horizontal con sus piernas dobladas llevando las rodillas hacia su pecho…. Para mí eso fue señal de luz verde. Apoye nuevamente la punta de mi pija en su ano y lleve sus piernas sobre mis hombros porque quería verle la cara. Me incliné hacia él hasta llegar con mi boca al lado de su oído, mientras nuestros pechos peludos se rozaban y le pregunte si estaba bien… Me dijo que si… Note su respiración profunda, su agitación, imagino que mezcla de calentura y de temor, su cara colorada y nuevamente la vena de la cien a full. Quedándome en esa posición y muy despacio, comencé a aflojar mis brazos para que mi pija comenzara a enterrarse en Martin. Aceleró su respiración y me dijo entrecortado “Para varón, muy despacio, hacerme gozar pero no me lastimes…” En ese momento creí que me explotaba la poronga!!!! Pero paré hasta notar que se tranquilizaba mientras le lamia las orejas, los labios, los ojos… Note que su ano cedía y se le introdujo suavemente la cabeza, me quedé inmóvil esperando su reacción y a que se acostumbrara... Martin repentinamente me abrazo y me dijo “Me estas cogiendo turro”!!! Comencé a morderle el cuello y ese abrazo fue la vía libre para dejarme caer y terminar de meterle los 20 cm. Pegó un grito de placer porque dolor no sentía ya que le había hecho una previa magistral. Martin me dijo “Me llenaste!!! No puedo explicar lo que estoy sintiendo”!!! Le dije que se relajase y se concentrase en disfrutar al máximo. Comencé a moverme muy despacio, sacándosela y metiéndosela pero siempre con la cabeza adentro.. Martin no dejaba de abrazarme. Yo quería que gozara a full porque mi intención era tenerlo de compañero de trampa por lo que tuve mucho cuidado en no lastimarlo ni hacerle sentir dolor. En un momento se la saque, me tire boca arriba y le dije… Bueno macho, ahora maneja vos la situación y disfruta de mi pija. Se puso en cuclillas sobre mi poronga y mirándose en el espejo comenzó a bajar mientras veíamos como mi pija desaparecía entre sus nalgas… Yo no podía creer aun tenerlo a Martin sentado sobre mi poronga, viendo su lomo peludo, con los ojos cerrados y con la cara de placer al subir y bajar mientras se clavaba mi caño… Yo le franeleaba el pecho, la cara le agarraba la pija… me lo quería comer entero!!! Le pregunté si le gustaba y me dijo “Esto es un placer inmenso guacho, no puedo creer estar gozando así con una pija en mi orto”!!! Note que incremento el ritmo… Yo le veía los cuádriceps marcados por el laburo de subir y bajar… Tenía la pija al palo… Me dijo que estaba por venirse nuevamente y sin siquiera tocársela, comenzó a largar chorros de leche que me llegaron a la cara, lo que me produjo una calentura extrema… Le dije que yo también estaba por venirme… Martin se incorporó, para mi sorpresa se metió mi pija en la boca y me hizo explotar de placer… Se tiró sobre mí y comenzó a comerme la boca, mezclando su leche que yo tenía en mi cara con la mía que el tenía dentro de su boca… Nos lamimos y lengüeteamos como dos helados!!! Nos quedamos callados y tirados boca arriba… Por mi parte ni ganas de hablar y Martin creo que estaba en un grado de relajación supremo… Solo me dijo que no lo podía creer, que necesitaba procesar lo que había pasado y replantearse 26 años de actividad sexual; que a los 46 resulta que se da cuenta que es un come pijas… Le respondí que no se diera maquina con el tema, que lo rescatable e importante era si lo había pasado bien y si había disfrutado, que no pusiera rótulos. Se levantó y se fue a la ducha; luego me duché yo y baje a abrirle la puerta. Nos saludamos normalmente sin quedar en nada… Veremos cómo sigue nuestra nueva amistad.




Contactos Gays
 

Clasificacion Actual:

Commentarios

  • Posteado el
  • 31 de Jul de 2012 - 03:19 AM
EXITANTE
Tu relato me gusto mucho super caliente ese es el tipo de hombres que me gustan machos muy machos y velludos que placer tan inmenso debio ser siguenos contando de tu nuevo amigo de pasiones :D un abrazo
  • Posteado el
  • 31 de Jul de 2012 - 04:01 AM
Sos un geniooooo
Master acabe dos veces mientras leía tu relato, que nueno esta porfavor, ojala puedas concretar cosas con Martín y contandonos tan bien como ahora.
  • Posteado el
  • 31 de Jul de 2012 - 07:18 PM
Ojala que su amistad siga por añooooos.
Que buen relato coñoooo!

Solamente usuarios logueados pueden comentar. Registrar oder Iniciar sesión.

 

Disfruta del Sexo

Encuestas Sexuales

Has tenido sexo con otra persona delante de tu pareja mirando
 

 

Estan chateando

¤ jomamo
¤ sumissuco


Entrar Chats Sexo

 

Menú de Usuario

Usuarios Online:
 Registrados:59 
 Anonimos:3029 
 Total:3088 

Webs amigas

Referencias

Zoofilia   Bondage   Sexo   Incesto   Erotico   Gays   Travestis   BDSM