Relatos Eroticos - Incestos En Familia: Pervirtiendo a una nena inocente 17
    

Ultimos Relatos Eroticos





Relatos Eroticos Incestos En Familia


Pervirtiendo a una nena inocente 17

Publicado por adalberto1979 el 09 de Ago, 2018
revisado por: SexoSinTabues Relatos Eroticos


Continúan las vivencias de las hemanitas

Nota del autor: una disculpa por la tardanza, pero tenía que enfriar las ideas, ya estaba legando aun callejón sin salida, así que la deje por un tiempo, pero ahora la retomo, espero sus comentarios y sugerencias, que como siempre son bienvenidos.
Espero la disfruten

Un saludo y un gran abrazo


Capítulo 17

La casa estaba en un silencio sepulcral, no había movimiento, el silencio solo era interrumpido por los gemidos que Pao daba, estaba empinada sobre su cama y tenía a Joaquín atrás de ella, quien le clavaba la verga una y otra vez en su tierna rajita, ella estaba feliz, era un momento especial para ella, amaba a Joaquín, era tan inocente que no se había dado cuenta de cómo la fue pervirtiendo, para ella todo fue un juego, un juego muy placentero.

Joaquín era como su papá, al menos ella si lo sentía así, se preguntaba por qué había tardado tanto en llegar a sus vidas, ella hubiera deseando con toda su alma que el fuera su verdadero papá y siempre estuviera con ella.


‐ Aaahhh aaahhh

Gimió cuando sintió como Joaquín, su papá postizo, aceleró sin piedad abriéndose paso en su estrecha cuevita, ella sintió como sus paredes se abrieron con la penetración brusca que le daba, extrañamente no fue dolor lo que sitió, sino mucho placer, tanto que no pudo evitar gemir y sentir como su vagina lubricaba la verga invasora, permitiéndole salir y entrar a voluntad.


‐ Aaahhh papi

Gimió llamándolo “papi”, eso la enloquecía más, ella no conoció a su padre, ni siquiera recordaba el por qué se había ido, desde que tenía uso de razón sólo eran ellas tres; en su escuela ella miraba con nostalgia como sus amigas eran llevadas y recogidas por sus padres, sentía tristeza y envidia, pero ahora no, ahora tenía un padre a quien querer, que importaba que se la cogiera, era su padre y era el mejor papá del mundo para ella, pensando eso sintió un orgasmo al sentir como Joaquín bruscamente la sujeto del cabello y la jaló haciéndola chillar

‐ Ay aaahhh

Pao sonrió después de que el dolor del jalón de cabello pasó; si, él era su papá, no importaba nada más.


‐ Mi puta, que rico aprietas
‐ Aaahhh aaahhh

Ella no contesto al obsceno comentario que hiso Joaquín, al menos no contestó con palabras, su respuesta fue gemir de placer y contraer su vagina una y otra vez para que la verga de su papá sintiera mucho placer, haciendo eso sintió como él aceleró sus embates, esa era la señal de su eyaculación, no sabía cómo sería esta vez, eran tantas las variantes, podría descargarse en su raja, sacarla y aventarle el semen en su espalda, en su rostro o bien voltearla y meterle la verga en lo más profundo de su garganta y vaciarse ahí.


‐ Mi puta me vengo

Él escogió la última opción, la jaló bruscamente y la volteo dejándola en cuatro, pero de frente a él, le metió la verga por la abierta y hambrienta boca de Pao, la sujeto por la nuca y sus movimientos de cadera fueron bestiales, Pao por reflejo intentó liberarse, pero sabía que era inútil, él siempre la sujetaba tan fuerte que no podía hacer más que recibir semen y soportar la asfixia que le provocaba.


‐ Aaahhh—Joaquín con los ojos en blanco vació su semen en la garganta de Pao mientras la sujetaba del cabello
‐ Mmmggghhh

La pequeña solo emitió sonidos guturales, tratando de no vomitar, porque la verga le llegaba hasta el punto de su garganta que le provocaba arqueo de vómito.


Joaquín termino su pervertida eyaculación dentro de la inocente Pao y cayó sobre la cama, pero no sacó la verga de la boca de Pao, se acomodó de tal forma que ella siquiera chupando, ya no la sujetaba fuerte, solo la guiaba, esa era parte favorita de Pao, sentir como la verga de su papá iba perdiendo dureza y ella recibía las últimas y saladas gotas seminales

Para Pao solo era un tierno gusanito con el que le gustaba jugar con su lengua; se emocionaba cuando pasaba la lengua por el frenillo y veía como Joaquín daba brinquitos de placer, al sentir los chispazos postcoito.


‐ Mi putita, cada vez lo haces mejor
‐ ¿Si te gusta cómo cogemos papi?
‐ Me encanta, cada vez eres más puta
‐ Si, lo soy para ti

Pao subió reptando sobre su papá y se acurrucó a su lado, lo abrazó con el mayor amor que pudo, deseo que ese momento nunca acabara, que él se quedara a vivir con ellas, que fuera realmente su papá, que se la cogiera todas las noches, no importaba que ella tuviera que usar algo en su boca para no gritar, le entregaría todos sus agujeros cada que se lo pidiera.


‐ ¿Qué horas son?—pregunto Joaquín mirando el techo
‐ No sé, ¿quieres que cheque?
‐ Si putita, ve y checa mi reloj

Joaquín como un lobo miró como Pao se levantó y desnuda con sus nalgas rojas por las nalgadas recibidas, caminó hasta su ropa tirada en le piso, se agachó sin saber que su papá la miraba, apreciando su enrojecida raja, su verga se inquietó cuando los infantiles labios se abrieron, tenía una raja tan dilatada que el simple hecho de agacharse hacía que se abriera como un ojo de una cerradura que invitaba a mirar dentro

‐ Son las 5 y media—dijo Pao levantándose y sorprendiendo a su papá mirándole el trasero, sonrió coqueta
‐ Ok, ya hace hambre, vamos abajo a ver que calentó la puta de tu hermana
‐ ¿No quieres comer otra cosa?

Pao lo miró coqueta y caminó hasta subirse a la cama y ahí continuó caminando hasta ponerse encima de su papá a nivel se cabeza, fue bajando a horcajadas y Joaquín con la mirada perdida de deseo vio como la rajita de ella se abrió, sin poder evitarlo sacó su lengua para recibir esa tierna rajita, sintió el sabor a jugo vaginal, su lengua entro unos centímetros y la movió dentro y afuera.


‐ Aaahhh

Pao lanzó un gemido y movió sus caderitas, Joaquín jugó con el clítoris de ella y su introito hasta sentir como emanaron jugos del orgasmo infantil de Pao, chupó como el manjar prohibido que era; Joaquín sintió como Pao se estremeció en su orgasmo, Joaquín bajo el ritmo de la chupada hasta dejar de hacerlo, tiernamente la bajó

‐ Vamos, ya es hora de bajar
‐ Si papi

Pao brincó y Joaquín enternecido vio como caminó con dificultad por el tener las piernas abiertas durante la chupada, si las quería, más de lo que él se imaginaba, al principio fue placer carnal, pero después, aunque no lo aceptara, las había empezado a querer, realmente él nunca había tenido una familia, venía de un hogar fracturado, tuvo que salir muy joven a buscar su propio futuro, pasaba la navidad solo, nadie festejaba su cumpleaños, vivía en un cuchitril al que nadie visitaba, siendo honestos y realistas, si se había encariñado con las pequeñas

‐ Hola papá, ¿ya acabaron?
‐ Si mi puta y mira que hicimos mucha hambre, verdad mi amor
‐ Si papi—contestó Pao coqueta

Jo se levantó de la mesa de la cocina donde hacía tarea, sacó los platos ya listos del refrigerador y uno a uno los fue calentando, el primero que sirvió fue para Joaquín, pues era el papá y jefe de familia, al menos en ese momento; él veía la dedicación con la que Jo se esmeraba para servirle y complacerlo, claro que ella era más inteligente, más suspicaz, no era tan inocente como su hermanita.


‐ Oye papá—dijo Jo sentándose sirviendo el último plato para ella— ¿papa Alvarado ya no vendrá?
‐ No lo sé, el anda en unos asuntos en su casa
‐ Pues como venía casi a diario y ahora nada
‐ ¿Y lo extrañas?
‐ Un poco—mintió Jo, porque extrañaba mucho la verga dura y larga de Alvarado, no significaba que no le gustara ser cogida por Joaquín, solo que le gustaba más la de Alvarado
‐ No te preocupes mi putita que aquí está tu otro papá para meterte la verga como a ti te gusta
‐ Mmm ¿me la meterás por el culo?
‐ Sabes que si
‐ Entonces comeré poquito, no quiero accidentes como con Pao
‐ Jajaja

Rieron los tres y continuaron comiendo, platicaban cosas triviales, en eso escucharon ruidos afuera, eran parecidos a pasos en el porche de la entrada

‐ Hola hijas, soy yo su abuela

Los tres palidecieron y abrieron los ojos como platos del susto, brincaron de sus sillas, Joaquín volteo a verse a sí mismo, estaba desnudo, Pao también, solo Jo traía ropa

‐ Rápido suban los dos, vístanse y escóndete papá—susurró Jo a los dos

Subieron los dos corriendo, Jo recogió el palto de Joaquín tiró la comida y lo dejo en el lavatrastos, arregló su ropa y miró a su alrededor, buscaba cosas que pudieran delatar la presencia de Joaquín, no vio algo delatador.


‐ Hija abre ¿dónde están?

La abuela golpeaba la puerta y gritaba, Jo suspiró para bajar adrenalina y caminó hacia la puerta

‐ Ya voy abue

Abrió y la anciana mujer entró sin pedir permiso

‐ Muchacha, ¿pues qué hacían que no habrían?
‐ Nada estábamos comiendo, Pao subió al baño
‐ ¿Arriba? Y ¿por qué no usa el de abajo?
‐ Ya ves cómo es ella, agarra modas, ¿qué haces aquí abuela?
‐ Pues regresé a la ciudad y vine a ver como estaban

En eso bajó Pao ya cambiada y con una coleta simple

‐ Hola abuelita ¿Qué haces?
‐ Mis niñas pues regresé a la ciudad y las voy a volver a cuidar

Jo puso cara de angustia y Pao también, la abuela lo notó

‐ ¿Qué no les da gusto?
‐ Sí, pero es que ya nos cuidamos solas y pues…-- Jo trató de decir más pero la abuela la interrumpió enérgicamente.

‐ Pues nada, dos niñas de su edad no pueden estar solas tanto tiempo, y menos en estos días con tanta gente enferma

¿Gente enferma? Pues si es lo que a ella le encantaba, que esa gente enferma se la cogiera por todos sus huecos y la presencia de su abuela impediría su nuevo placer

‐ Pero abue, de verdad no tienes que preocuparte, nos cuidamos solitas todo este tiempo ¿verdad Pao?

Pao asintió inmediatamente, era inocente, pero no tonta, sabía que la presencia de la abuela impediría coger con su papá Joaquín de quien estaba muy encariñada o con su papá Alvarado quien le gustaba mucho.


‐ Bueno, solo venía a avisar, ya me voy, al rato le hablo a su mamá para avisarle que vendré a cuidarlas

Las dos callaron, sabían que la batalla no la ganaría convenciendo a la abuela, esa batalla la ganarían convenciendo a su madre, esa era la única esperanza, convencer a su mamá de que podían estar solas por las tardes

‐ ¿Y esa maleta?

Las dos palidecieron, había olvidado la maleta dónde Joaquín guardaba su material, cámaras, aceites dilatadores y todas sus “herramientas”, la cara de Pao era la viva imagen de la angustia

‐ Es… es un proyecto de la escuela, es para una obra de teatro, la guardamos nosotras
‐ ¿Y ustedes por qué?—dijo mientras se acercaba a la maleta
‐ Pues porque la organizamos los alumnos
‐ ¿Y podré ir?—la abuela preguntó emocionada
‐ No creo, es solo para alumnos y maestros
‐ Mmm que raro, igual hablaré con tu maestro para ver si me da oportunidad de ir
‐ Bueno, si quieres habla con él
‐ Jo suspiró aliviada cuando vio que su abuela salió de su casa, igual tenía al maestro de su lado, sería Alvarado quien le dijera que no podía ir a la obra de teatro
‐ Jo, por poco y nos cacha, olvidamos la maleta
‐ Ya sé, estamos bien tontas ¿y papá Joaquín?
‐ Escondido arriba
‐ ¿Dónde?
‐ En el closet de nuestro cuarto

Subieron las dos y Jo abrió bruscamente la puerta del closet, Joaquín brincó super asustado, aún estaba desnudo, tenía su ropa en la mano y temblaba como perro chihuahua, no se había vestido porque el closet era muy estrecho y su gordura no le daba facilidad de vestirse

‐ Jajaja ¿te asusté papi?—preguntó pícaramente Jo
‐ ¿Tu abuela?
‐ Ya se fue, pero tenemos malas noticias, quiere regresar a cuidarnos, o sea que ahora nos veremos muy poco
‐ Ya lo sé
‐ Bueno déjame me cambió para irme, no sea que regrese
‐ ¿Miedo?—preguntó Jo con ojos de diablilla
‐ No como crees mi putita, me encanta que atrapen con dos niñas recién cogidas
‐ Jajaja ay ya se fue, y no creo que regrese
‐ No, ni madres hoy con el susto no creo que se me pare
‐ ¿Apostamos?—dijo mientras pasaba la lengua por sus sensuales labios

Una hora después Jo estaba sentada de espaldas sobre Joaquín, recibía verga en su culo y tenía a Pao metida chupándole la raja

‐ Si papi cógeme, quien sabe cuándo podremos hacerlo de nuevo, hazme gozar, mete tu pince verga hasta dentro, si así… aaahhh

El florido lenguaje hiso que Joaquín explotara en un estresado orgasmo, aún tenía miedo, pero la hábil lengua de Jo lo había hecho perder la cordura y termino cogiéndolcela en las formas que ella se lo pidió, de repente mientras eyaculaba dentro de ella pensó que ya no la dominaba

‐ Aaahhh me vació todo mi putita
‐ Si, que rico, siento como me entra tu pinche leche hasta dentro aaahhh

Jo se movió muy brusco que hasta a Joaquín asustó, se levantó y jaló a Pao, se sentó en su rostro y apretó los dientes y ojos y volteo la cara hacia arriba para poder pujar y cagarle el semen a Poa en su boca

‐ Si, está saliendo, aaahhh trágatelos puta, es la leche de papá

Le gritó Jo a Pao que obediente trago la nutritiva leche de su papi, que importaba que viniera del culo de su hermana, Jo cuando sintió que ya no le salía leche se dejó caer sobre su papá y le beso el sudado pecho

‐ Ya ves que si podías—le dijo ronroneando como gatita
‐ Si, tu lengua revivió mi verga, pero ahora si me voy
‐ Aaawww—Jo hiso un gesto de tristeza-- bueno papi, y déjame ver como convenzo a mamá de que nos deje solas y puedas venir a cogernos cada que quieras
‐ Si mi putita, haz lo que tengas que hacer, pero no dejes que tu abuela venga
‐ Si papi, lo haré

Joaquín salió y llegó a su casa, lo primero que hiso fue llamar a su socio Alvarado, contestó casi al instante.


‐ Hola
‐ Hola Alvarado
‐ Hola Joaquín como estas
‐ Muy bien mi estimado, sólo preguntándote como te fue, me quedé preocupado y ya no te reportaste
‐ Bueno, creo que tendremos que vernos para decirte las cosas y para entregarte un pendiente
‐ ¿Hablas de…?
‐ Así es—Alvarado bajo la voz—hay muchos ceros
‐ Excelente, ¿vendrás?
‐ Si, en una hora estoy allá
‐ Muy bien chao
‐ Adiós

Joaquín colgó, esperaba a Alvarado, pero este tardó más de la cuenta, lo que él no sabía ni imaginaba era que Alvarado en ese momento sodomizaba a su flamante esposa sin piedad.


Toc toc

El sonido de la puerta hiso brincara Joaquín de su asiente mientras veía porno en su computadora, ya había olvidado que venía Alvarado y se distrajo viendo porno del que le gustaba, se levantó, guardo la verga que masturbaba, acomodó su ropa y fue a abrir

‐ Hola Joaquín—saludo alegremente Alvarado
‐ Vaya hombre pensé que no vendrías—Joaquín le estrechó la mano con la que se masturbaba
‐ Me entretuve con mi esposa—dijo guiñando un ojo
‐ Jajaja eres un cabrón, ya ves, te dije que todo pasaría, pero ¿Cómo lo resolviste?
‐ Es una larga historia, pero mira esto, es tu ganancia

Alvarado soltó una maleta casi arrojándola a los pies de Joaquín, era pequeña.
Pero estaba llena de billetes grandes

‐ ¿Todo eso?
‐ Y habrá más, le gente quiere más, tal parece que tienes talento para esto
‐ Guau, es mucha plata
‐ Sólo se discreto y sobre todo no lo guardes ni en tu casa ni en el banco, consigue una caja de seguridad o algo así.


Joaquín miró el maletín y relamió sus labios, nunca había visto tanto dinero junto y menos que fuera de él.


‐ Tenemos un problema
‐ ¿Cuál?
‐ La abuela de las chicas regresó y las va a cuidar de nuevo,
‐ Es un problema—dijo Alvarado serio
‐ Jo va a hablar con su mamá para convencerla de que las deje solas, ojalá y pueda porque si no nos quedamos sin modelos, lo bueno que tengo más material guardado
‐ ¿Tienes más de Pao cagándose?
‐ Sí, no tan bueno como los que te llevaste, pero sí tengo de esos; pero ya dime ¿cómo resolviste las cosas?
‐ Es una larga historia
‐ No tengo prisa, ¿quieres cerveza?
‐ Si, ¿por qué no?

Joaquín regresó con dos cervezas heladas y se sentaron en la vieja y desordenada sala, Alvarado contó todo con lujo de detalles, a Joaquín no le ocultaría nada, este puso cara de asombro y otras de cachondez cuando escuchó como terminaron en una orgía familiar, por poco y le pide permiso de sacar su verga y masturbarse, pero mejor no lo hiso.


*******

Jo le llevaba las pantuflas a su mamá, llegaba siempre cansada del hospital, las dejó en el suelo y le quito los zapatos de enfermera y le colocó las pantuflas

‐ Ten mami, para que descanses tus pies
‐ Gracias hija, solo 5 minutos en lo que descanso mis pies y les preparo la cena

Carla era una mujer de 30 años, estaba en plenitud de belleza, trabaja para un hospital de seguridad social, desde que su esposo la había abandonado se había entregado a su hijas, trabajaba todo el día para tener más sueldo y que a ellas no les faltara nada, llegaba siempre a las nueve de la noche, se colocaba sus pantuflas y preparaba la cena, adoraba sus hijas; era una mujer muy atractiva, de ahí la belleza de ambas niñas, tenía el mismo color claro de ojos que Jo.


En el hospital recibía invitaciones de los hombres de todas las categorías, desde el que limpiaba hasta el medico millonario de abolengo, ella declinaba siempre, porque sabía que sólo querían un acostón, se volvió la enfermera bonita, pero amargada de la clínica; Jo tímidamente se acercó a ella.


‐ Mami
‐ Dime mi princesa
‐ ¿Crees que hemos sido responsables Pao y yo?
‐ Si princesa, se han portado como todas unas mujercitas, la casa siempre está limpia y tú has cuidado muy bien a tu hermana.

‐ De hecho de eso te quería hablar, si yo también siento que hemos madurado mucho Pao y yo y que nos hemos cuidado mutuamente, hacemos nuestra tarea, limpiamos la casa, yo le caliento la comida a Pao, creo que nos ha beneficiado
‐ Y ¿por qué me dices eso mi princesa?
‐ Porque la abuela regresó y quiere cuidarnos y Pao y yo queremos seguir cuidándonos solas
‐ ¿Regresó tu abuela?
‐ Si, vino hoy, pero por favor mami, anda deja que sigamos igual, nos sentimos más libres para administrar nuestros tiempos, la abuela a veces no me deja acabar la tarea y nos manda a dormir, luego andamos apuradas porque no acabamos la tarea, la casa ha estado limpia y ordenada, anda mami por fis ¿sí?
Jo juntó sus manitas en súplica, tenía que convencer a su mamá de que las dejara solas para poder seguir invitando a sus amigos a coger con ellas, la mamá pensaba seria las cosas
‐ No lo sé hija, me siento más segura con tu abuela aquí, dos niñas tan bonitas como ustedes no deben estar solas
‐ Anda mami, por favor, de verdad seremos responsables como hasta ahorita, es más te prometo mejorar mis calificaciones en matemáticas
‐ ¿Segura que prefieren estar solas?
‐ Si mami
‐ Y vas a mejoraren matemáticas
‐ Si, te prometo un diez en mi próximo examen
‐ ¿Segura que será un diez?
‐ Si, si no lo saco, que venga la abuela
‐ Bueno princesa, pero prométeme que se portaran bien
‐ Prometido—dijo Jo con su manita atrás cruzando los dedos, sin que su madre la viera
‐ Bueno hablaré con tu abuela mañana en la mañana y le diré que no venga, deja preparo la cena

Jo casi grita de felicidad, había logrado convencer a su mamá, últimamente había notado la habilidad que tenía para convencer, miró a Pao que sonreía feliz.

Cenaron se bañaron y se fueron a sus camas, Jo sacó su celular debajo del colchón y lo encendió, se tomó un foto de su rajita y se la envió a Joaquín

‐ Hola papi, te mando un besito

Joaquín veía porno, Alvarado tenía rato que se había ido y regresó a su rutina de masturbarse, escuchó su celular y su pene brincó cuando vio la foto de la rajita de Jo

‐ Hola mi putita, como quisiera estar ahí para meter mi lengua entre esos labios

Jo rio tapándose la boca por la respuesta

‐ ¿Ha sí? Y ¿qué más me harías?
‐ Te metería la verga en la boca hasta hacerte llorar
‐ Y ¿Qué más?
‐ Te empinaría y te metería la verga hasta hacer que te orines de gusto

Jo abrió su boquita y apretó sus piernas, se estaba calentando con la plática; se tocó la rajita y metió dos deditos, se masturbó

‐ Me estoy masturbando
‐ Quiero verlo

Mando foto y Joaquín también se masturbó viendo los dedos dentro de la rajita que le daba tanto placer

‐ Manda video, quiero verte en video

Jo sonrió y puso la cámara frontal y se masturbó, abrió su boca y susurró “papi”, Joaquín aceleró su mano cuando la vio

‐ Métete dedos en el culo, quiero que te dedees el culo para mí

Jo sonrió por la pervertida petición de su papá postizo, pensó como hacerlo, puso la cámara en el buró y se empinó ante esta, con una mano jaló una nalga y con la otra metió dos dedos, los metió y sacó, estaba tan laxo su culo que ya fácil lo hacía, mando el video

‐ Aaahhh

Joaquín puso ojos en blanco y gimió de placer al ver a la pequeña Jo como se metía dedos en el culo tal y como él se lo pidió

‐ ¿Estas excitado?
‐ Mucho, yo también me masturbo
‐ ¿Vendrías a verme?
‐ ¿Saldrías?
‐ Si, nos iríamos al patio y nos metemos entre los arbustos y ahí me podrías coger por el culo ¿te gustaría papi?

Joaquín estaba muy excitado, trataba de aclarar su mente y ver su imprudencia, pero su verga tenía el control en ese momento

‐ Voy en camino

15 minutos después Jo recibía un mensaje nuevo

‐ Ya llegue, ¿qué hago? ¿por dónde entro?
‐ Camina despacio y ve al patio, espérame por los arbustos

Joaquín se arrepentía de haber ido, su pene había perdido dureza y ahora si veía el peligro que corría, caminaba sigiloso, pero los perros ladraban delatándolo, vio los arbustos y se escondió entre ellos, estaba agachado, vio la luz del celular de Jo y como esta abrió sumamente despacio la puerta trasera, lo hiso con un sigilo impresionante; se acercó a la barda donde el perro ladraba como loco y loe arrojó un trozo de pollo, el perro recibió el soborno y dejo de ladrar

‐ Papi ¿dónde estás no te veo?—susurró Jo
‐ Aquí—susurro en respuesta Joaquín

Jo lo distinguió y sonrió mirándolo como se escondía como ninja entre los arbustos, se acercó a él y apagó la luz de su celular, Joaquín se hincó para no estar agachado y abrazó a la delgada Jo, sus bocas se juntaron desesperadas, se escuchaba el estruendo de sus bocas al ser chupadas mutuamente.


Joaquín casi desesperado llevó sus manos por debajo de la bata de Jo y apretó sus nalgas ella gimió quedito al sentir el pervertido manoseo de su papá

‐ Aaahhh papi, viniste
‐ Si mi puta, me pusiste tan caliente que no pensé en otra cosa que en partirte ese hermoso culo que tienes
Joaquín llevo sus manos al culo, Jo no se había puesto bragas, palpó el esfínter y lo sintió mojado
‐ ¿Qué te pusiste?
‐ Aceitito, ¿te gusta así?
‐ Eres una puta
‐ Tu puta, anda cógeme, ya muero de ganas

Joaquín bruscamente la volteo y la hincó frente a él, saco su verga del cierre y levantó la delgada bata, la escasa luz de la luna permitió ver las blancas nalgas de Jo y al centro el oscuro culo que lo invitaba a pecar de la forma más pervertida; apuntó su verga y la metió hasta el fondo

‐ Mmmggghhh

La pequeña Jo apretó sus labios para no gritar de placer, sintió la brusquedad de Joaquín tan delicioso, ya estaba acostumbrada al sexo rudo que posiblemente ya nada le llenaría, más que el sexo rudo y pervertido

‐ Papi

Susurró Jo cuando Joaquín inició un mete y saca rápido, no quería perder tiempo, sabía que estaba abusando de la suerte, Jo se había lubricado con aceite el culo, porque no tuvo problemas para meterle la verga, sentía lo resbaloso del esfínter, eso le daba más placer, sujetó a Jo de ambos hombros para hacer más palanca; Jo pasó los ojos en blanco como la mayor de las putas

‐ Papi, aaahhh voy a gritar mmmggghhh

Joaquín rápidamente le tapó la boca y aceleró como una bestia en el culo de la bella, pequeña y frágil Jo, sintió el inminente cosquilleo en sus huevos y eyaculó dentro, se mordió tan fuerte el labio inferior para no gritar que por poco y lo hace sangrar, sintió un orgasmo muy intenso bombeando salvajemente el culo de Jo que gemía en la mano de su papá postizo.


‐ Mmmggghhh
‐ Mmmggghhh

Gimieron los ahogando su orgasmo, Joaquín por reflejo soltó la boca de Jo, en cuanto lo hiso se escuchó el intenso gemido de ella

‐ Aaahhh papi aaahhh….
Mmmggghhh

Joaquín volvió a tapar rápidamente la boca de Jo, el gemido se oyó muy fuerte en medio del silencio de la noche, se oyó tan intenso quye los dos vieron asustados como la luz d ela recámara de la mama de Jo se encendió

‐ Mierda—exclamó Joaquín sacando le la verga a Jo, quien brincó cayendo de pie y acomodándose su bata de dormir
‐ Escóndete detrás de esos arbustos

Le susurró Jo a Joaquín, quien gateando corrió a esconderse, la ventana de la recámara se abrió

‐ ¿Quién anda ahí?—se escuchó la voz de su madre
‐ Soy yo mami
‐ ¿Jo? ¿Qué haces ahí afuera?
‐ Escuché el gato que siempre viene a hacer destrozos y salí a espantarlo
‐ ¿sola? No hija, no debes salir sola ¿y espantaste al gato?
‐ No era un gato, era un perro—dijo Jo volteando al arbusto donde Joaquín en cuatro patas, con la verga escurriendo jugos, se escondía
‐ ¿Un perro?
‐ Si mami, yo creo que andaba en celo, porque traía su cosita de fuera—dijo mirando al asustado Joaquín en cuatro con su verga colgando-- pero ya acabé con él
‐ Hay que cosas dices, eres muy pequeña para fijarte en eso
‐ En la escuela nos enseñan y vi muy bien como andaba el pobre perrito con la cosita de fuera
‐ Hay hija ya metete, es tarde
‐ Si mami

La mamá de Jo cerró la ventana y apagó la luz, Jo se asomó riendo al arbusto dónde el pálido Joaquín seguía en cuatro patas

‐ Hola perrito—dijo Jo sonriendo pícaramente
‐ ¿Ya se fue?
‐ Si ya, y ya me tengo que ir
‐ Si, corre
‐ ¿así nada más?
‐ ¿cómo?
‐ Pues falta que limpie tu verga

Jo se agacho y llegó hasta dónde Joaquín seguía en cuatro, se torció toda y logro meterse debajo de su papá y le mamó la verga limpiándola de cualquier suciedad, la verga empezó a querer responder, Jo lo notó

‐ ¿Otra vez papi?
‐ No, ya metete, no vaya a ser que se asome y te vuelva a ver
‐ Anda papi, lo hacemos raído—Jo estaba muy caliente, tenía demasiada adrenalina para meterse
‐ Bueno, pero acabo en tu boca así como estamos
‐ Si

Joaquín se levantó quedando hincado y Jo quedó en cuclillas inclinada a él, ella sintió como la fue sostenido con ambas manos del cuello y de la nuca, su rajita brinco sabiendo lo que venía

‐ Mmmggghhh

Fue el gemido que dio cuando Joaquín la sostuvo firmemente y empezó a mover su cadera, prácticamente se la cogía por la boca, fue tan brusco el movimiento que la pobre cayó hincada y se sostuvo como pudo de la cadera de su padre

‐ Oh mi puta, que rico siento—susurró Joaquín

Apretó los dientes y aceleró haciendo que la pobre Jo luchara por zafarse y respirar, pero Joaquín se lo impidió, la sostuvo más fuerte hasta que sintió como sus huevos explotaron llenado de nutritiva leche la boca de su hija

‐ Aaahhh mi puta—volvió a susurrar
‐ Mmmggghhh

Fue lo único que pudo contestar la asfixiada Jo, porque Joaquín no la soltó hasta que descargó la última gota, y cuando esto pasó no la sacó solo aflojo un poco a Jo para que respirara y empezara a mamar de nuevo, ella lo hiso, mientras respiraba por la nariz recuperando el aire, a ojos cerrados mamó la verga de su papá hasta que esta se aguado en su boca, eso le encantaba, sacarle la leche y chuparla después jugando con ella en su boca; finalmente la sacó y se levantó quedando hincada frente a su papá, este le limpió con el pulgar la comisura que tenía un poco de leche.


‐ Mi puta

Jo sonrió ante el bello piropo de su padre y se acercó a besarlo, sus lenguas se enroscaron y la leche que traía pegada en su lengua fue saboreada por su padre, por mero reflejo la niña llevó su manita al pene y lo masturbó, lo sintió muy mojado

‐ ¿Otra vez?—susurró la insaciable Jo—aún falta mi rajita
‐ No mi puta, ahora si me voy
‐ Mmm—Jo puso cara de puchero
‐ Mejor convence a tu mamá de que no venga tu abuela
‐ Si eso intentaré, pero creo que esta semana si vendrá

Jo mintió, por alguna razón le gustaba tener el control de cada cuando iban, se puso a sí misma una semana “libre” para invitar al pastor, al cura o al semental de Arturo el “puma”, solo de pensarlo su rajita de mojo de nuevo, si, invitaría a los tres y cogería ella y su hermanita con todos.


‐ Está bien le diré a Alvarado, o bueno tu mejor dile en la mañana en la escuela
‐ Si papi, yo le digo y te hablo cuando estemos libres
‐ Me voy mi putita, espero tu llamada

Joaquín salió a hurtadillas, escabulléndose entre las sobras hasta llegar al auto, respiró hondo sintiendo el alivió de haber salido ileso del evento y con dos orgasmos de ensueño, lo dicho Jo era una diosa del pecado, aún sospechaba de ella, pero no había pasado nada extraño, así que dejo de investigar, esas niñas lo tenían loco, bendecía el día que las vio y decidió conocerlas, nunca imaginó que esas nenas inocentes terminarían siendo unas fierecillas del sexo.


*****

Eran cerca de las 4 de la tarde, Joaquín acababa de llegar a su casa de su trabajo, por recomendación de Alvarado no dejó el trabajo para no levantar sospechas, estaba indeciso entre ver porno y masturbarse, comer y tomar cerveza o de plano tomar una reparadora siesta, era miércoles y las niñas no le habían hablado, solo mensajeado un poco con Jo, quien le dijo que su abuela las cuidaba pero que la próxima semana se verían casi todos los días.

Estaba abriendo el refrigerador para sacar una cerveza cuando el timbre de su celular sonó, vio que era el celular que le había regalado a Jo, sonrió con lujuria cuando lo vio, lo tomó y contestó

‐ Aló
‐ ¡Papi! ¡Ven por favor! ¡Corre!—era la voz angustiada, no más bien asustada y en pánico de Pao—el padre le está pegando a Jo, grita mucho y no la suelta
‐ ¡¿Qué?! ¿Cuál padre? ¿De qué me hablas?
Joaquín estaba asustado y desconcertado, escuchaba la asustada voz de Pao que le gritaba y no entendía nada.

‐ ¡Ven por favor! ¡Corre! ¡Ayúdanos!

Supuso que algo andaba mal, tomó sus llaves y salió casi corriendo, arrancó el vehículo y rechinando llantas partió rumbo a la casa de las hermanitas, llegó estacionándose y vio como salió un hombre alto y joven, iba vestido con ropas de sacerdote, caminó rápido pero tranquilo, abrió su lujoso auto y antes de subir movió su cabeza a los lados como estirando su cuello, Joaquín bajo al mismo tiempo que él arrancaba, entró a la casa de las niñas.
, la sala estaba sola, subió corriendo a la recámara de Jo y escuchó llanto, abrió la puerta y se puso pálido con lo que vio.


Continuará



 

Clasificacion Actual:

Commentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores; y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
  • Posteado el
  • 09 de Ago de 2018 - 11:36 PM
Esta bien pero...
Esta perdiendo fuelle la historia, el giro que le diste a "El intruso" fue excelente pero, los distintos matices de la historia parecieron salir de tus anteriores relatos. La familia de alvarado parecía salida de "El pequeño semental" el cap de Jo súper puta tenia todo lo que hizo interesante a la historia de karen, solo que en un solo capitulo y sin desarrollo previo, que hacen a tus relatos lo que son. Ojala que con la inclusión de su mama puedas darle el empujón para que retome na gran historia que era. La inclusión de alvarado estaba muy bien, la lucha interna de el por no hacer lo que hizo con Jo y pau fue excelente. Pero en estos nuevos personajes sobra todo. Aparecen cojen y listo, son minirelatos en un relato grabde y descomponen toda la esencia de la serie que hizo que lea todas tus series sin dudar que serian excitantes al máximo. No es critica trato de darte apoyo para que puedas desarrollar la que es por mucho para mi la mejor serie de relatos que leí, superando a varios autores en esta web. Saludos y ánimo
  • Posteado el
  • 10 de Ago de 2018 - 02:06 AM
Excelente regresó
Estoy de acuerdo con lo que dijo Juangabriel06. Seguí no pares tus relatos
  • Posteado el
  • 11 de Ago de 2018 - 02:18 AM
Eh leido todos tus relatos
Tienes muchos incompletos como el de la directora o las vivencias pero esta saga en especial el final de este capitulo no me gusta hacia donde te dirijes con la historia creo q bien bien aun puedes hacerle unos relatos mas sin buscar un final apresurado
  • Posteado el
  • 11 de Ago de 2018 - 02:36 PM
Gran relato
Tu relato es bueno, me gusta mucho leer esta historia en particular, si tiene que llegar el final que llegue, hasta eso disfrutaré volviéndolos a leer y estaré a la espera de nuevas entregas
  • Posteado el
  • 11 de Ago de 2018 - 04:56 PM
Como eres
Ahora quiero saber porque se quedo pálido. Eres malo. Sube rapido el siguiente.
  • Posteado el
  • 11 de Ago de 2018 - 08:08 PM
continua por favor
Muy buena historia, continua por favor
  • Posteado el
  • 13 de Ago de 2018 - 09:27 PM
buenisimo
esta bien, seria bueno que Joaquín se coja a la hija de alvarado. por cierto ya van 4 días desde que salio el relato y no has actualizado, saca el otro rápido y también los de karen
  • Posteado el
  • 14 de Ago de 2018 - 07:06 AM
Bueno
Está bueno los personajes nuevos le dan otro impulso , si solo estuviera Joaquín pues sería algo que se volvería monótono el cogiendo con las dos, no se porque pienso que involucraras más a la mamá , espero la siguiente parte
  • Posteado el
  • 17 de Ago de 2018 - 02:17 AM
buen relato
Espero con ansias la continuacion de este relato y de la otra saga q escrivistes

Solamente usuarios logueados pueden comentar. Registrar oder Iniciar sesión.

 
 

AQUI - Disfruta del Sexo

   
 
 

Encuestas Sexuales


Pregunta para hombres hetero ...¿ves porno gay?
 
 

 

Nueva versión de la comunidad...


Aquí la nueva versión de SexoSinTabues...

SexoSinTabues20.com

Toda sugerencia es bienvenida

Un abrazo comunidad

 
 

Estan chateando

¤ Inmet
¤ kartherv22
¤ SebastianMonsalve
¤ Alexdraig
¤ miguelnudista
¤ Rubik90
¤ johncure
¤ juliojulius1985
¤ SumisoDFBuscaAma
¤ diana98
¤ Astroboss
¤ Jorge.gaperez
¤ elenahot
¤ ferk999
¤ juancaa
¤ esterca
¤ kekko
¤ Julius70
¤ josue7847
¤ luisizgz
¤ morboso1
¤ Beastieboy
¤ nexeo
¤ misterhyde
¤ Ramon1961
¤ poradiestrar
¤ osjavexx
¤ tuamigolatino
¤ GatitaSH
¤ AMOTGN45
¤ durisimo15
¤ lucrecia79
¤ papaincest
¤ pollaza666
¤ MEXVER
¤ sayago19
¤ BenHurr70
¤ Grilex223
¤ Edward2332
¤ Dominante40


Entrar Chats Sexo

 
 

Menú de Usuario

Usuarios Online:
 Registrados:157 
 Anonimos:4469 
 Total:4626 
 
 
  Contactos  Calientes
         en tu Ciudad


 
 

Referencias

Zoofilia   Bondage   Sexo   Incesto   Erotico   Gays   Travestis   BDSM