Ultimos Relatos Eroticos





Relatos Eroticos Incestos En Familia


Mi madre y yo cogiendo con el hermano de mi padre

Publicado por Anonimo el 02 de Dic, 2009

El tio, hermano de mi padre, se hizo cargo de la casa por la falta de mi padre, pero el viejo era depravado y termino cogiendonos.



Mi nombre es Johana, tengo 22 años, pero cuando pasó lo que les contaré tenía 15 años, era una chica bonita de cara (dicen algunos amigos), tenía un busto de mediano a grande que era mi orgullo a esa edad, lindos senos paraditos y la aureola de mis pezones eran grandes también. Mis piernas son torneadas, mi tez es trigueña. Y desde pequeña (12 años, desde que desarrollé) me ha gustado todo lo relacionada al sexo.



Esta historia es algo que siempre he llevado por dentro y quiero compartirla como un desahogo, aunque ya el tiempo ha pasado y ha borrado una parte.

Mi padre abandonó a mi madre y a mi cuando yo tenía 10 años. Se fue para el norte y ya no supimos de él después de seis meses de estar allá. Lo que lo motivó a irse fue la falta de empleo en este país, al menos asi lo dijo él.



Cuando él dejó de enviar dinero a mi madre, tuvimos serios problemas para mantener la casa, las deudas nos aquejaban, a veces no tuvimos ni para comer.

En eso mi tío Lalo hermano de mi padre, quien tenia fama de parrandero y de puto, se hizo cargo de nuestras deudas. Esto sirvió de alivio a tantas penas en ese momento. Sin embargo, mi tío Lalo tenía otros planes que simplemente ser nuestro salvador. El estaba interesado en mi madre, en ese entonces de 34 años, una mujer muy atractiva, trigueña igual que yo, de lindo busto y un trasero bien formado; ella era la envidia de los demás hermanos de papa; fui testigo más de alguna vez de parientes y amigos de mi padre que quisieron seducirla o de insinuársele, pero mi madre nunca les dio lugar.



Sin embargo, dadas las condiciones precarias en que estábamos sus valores eran vulnerables. Yo me fijaba que el tío Lalo nos frecuentaba más de la cuenta, es decir, más que de costumbre. Su blanco era mi madre, la esposa de su hermano. Es de reconocer que también nos sacó de deudas y nuestra vida empezó a ser más que decorosa.



Cierta noche, oí ruidos en la sala, nuestra casa era de dos niveles y como todas, los dormitorios estaban arriba. En pijama como estaba, salí de mi habitación y me asomé a la baranda de la escalera y pude ver que el tío estaba encima de mi madre en el sofá de la sala, la estaba besando y los ruidos que producían sus labios y lenguas eran audibles hasta donde yo estaba. Me oculté para seguir observando.

Mi madre tenía puesto su camisón de dormir, sin nada por debajo, solamente las tanguitas que usaba para la noche. El tío Lalo que estaba enardecido, le bajó los tirantes de su camisón y le empezó a mamar las grandes tetas de mi madre. Las apretaba tan duro como si quisiera morderlas, ella gemía por cada chupada que le daba el tío.



• De veras que estas rica cuñadita!-, -Siempre te he querido coger!- Le decía el cretino de mi tío, mientras seguía mamándole sus senos con fuerza.



Al rato observé que de un jalón el tío le quitó la ropa interior a mi madre, luego le sacó el camisón que lanzó al suelo. Ella quedó desnuda a su merced. La silueta de una mujer aún bella se veía entre la penumbra de la sala, su coño estaba cubierto con abundante vello pubico en desorden, señal de descuido para una mujer tan joven. El tío Lalo se acostó horizontalmente desnudo en el sofá y le pidió a mi madre que se subiera sobre su boca con las piernas abiertas, mi madre dudo un momento, pero lo hizo, su sexo fue colocado en la boca abierta del tío, quien la recibió con varios chupones en su coño, engullendo sus labios vaginales y metiendo la lengua dentro de su vagina. Al principio observé que mi madre hacia gestos de no gustarle la situación, pero poco a poco sus gestos cambiaron y ahora emitía chillidos de placer. No cabe duda que el tío tenía mucha experiencia en el sexo oral, ya que su lengua y labios terminaron de excitar bastante a mi madre quien se entrego de lleno a él, al grado que ella tuvo un orgasmo sobre la boca del tío, quien se tragó toda su venida.

• -Que rico tus juguitos cuñadita!- -Dame más mi putita!-, diciendo esto y mi madre restregaba todo su sexo peludo en la cara del tío, le llenó de eyaculación vaginal todo el rostro. Ella estaba excitadísima!. Si bien era cierto que ella no tenía sexo desde hace más de un año y el tío se aprovechaba de eso.



El tío Lalo le siguió mamando y chupando el coño y clítoris, hasta que la hizo volverse a venir en su boca y lengua. Luego que estuvo satisfecho, la acomodó hincada sobre el sofá dándole la espalda, el le levantó el trasero a la altura que quiso, luego empezó a lamer su culo como si fuera una paleta de helado, ella gemía con cada pasada de lengua que le daba en su orificio anal.

• -Mañana quiero que te rasures el coño y tu culito, no me gusta que sea muy peludo!!-Decía el desgraciado de mi tío.



Luego de mamar su ano a placer, se puso de pie, frotó varias veces su verga en el culo y coño de ella, luego de un golpe la penetró hasta el fondo. Ella gimió entre dolor y placer, por la forma salvaje que estaba siendo poseída. El tío la folló con movimientos groseros y profundos ensartándole su miembro sin compasión y con poca dulzura. En algunos momentos parecía una violación, pero los gemidos y jadeos de placer de mi madre evidenciaban que no era asi, que la estaba gozando.

La verga del tío no era tan larga (unas 6 pulgadas), pero si era bastante gruesa. Cada bombeo del tío provocaba que el sofá rechinara y se arrastrara en el suelo unos cuantos centímetros. En ocasiones la sujetaba por la cintura o por las nalgas para seguir el vaivén de la cogida y meterle todo el tronco de su verga. Ella tuvo un nuevo orgasmo en esta posición, se quejaba y cerraba los ojos.

No satisfecho aún, el tío insertó un dedo en el culito, lo movió hacia adentro y lo pajeo varias veces, minutos después un segundo dedo acompañó al primero y también los pajeo con fuerza dentro de su recto.

• Te voy a partir el culo cuñadita rica!- -Te la voy a meter toda en tu rico culo!- vociferaba el tío Lalo.



Sacó su miembro del coño y lo puso en la entrada del ano. Luego con lujo de fuerza la penetró, su verga abrió el esfínter poco a poco, y se fue deslizando lentamente en su interior, mi madre gritó al sentir ese pedazo de carne entre sus intestinos. Solamente quedaron afuera los cojones del tío cuando termino de insertársela toda. Luego nuevamente se la empezó a pistonear con fuerza, los gritos de dolor se convirtieron en quejidos de placer al poco rato.

• Te gusta que den por el culo, verdad cuñadita!- gritaba él.



Llegó un momento que el tío estaba tan excitado y concentrado en la follada, que se subió al sofá y se agachó para ejercer mayor presión de su verga en el recto de mi madre.



La siguió martillando de esa forma por varos minutos más, metiendo y sacando su miembro, deteniéndose algunos segundos para tomar aire.

Finalmente se desprendió de su culo, la jaló de los hombros y le puso la verga en su boca para que se la mamara, ella la metió en su boca y la chupó desesperadamente, tomandola con una de sus manos

• Hazme venir!, Chupala bien!- decía el tío mientras la movía adentro y afuera de la boca de ella.



Más tarde, ella comenzó a succionarlo rápido y profundo ocasionando que el emitiera un quejido fuerte anunciando su corrida, le echó una cantidad escandalosa de semen en la boca, que ella tuvo que escupir una buena parte, la otra fue ingerida por su garganta.



En ese momento me retiré a mi cuarto para que no me vieran, llegué a mi cama y me di cuenta que mis braguitas estaban completamente mojadas de líquidos viscosos, me había excitado con lo que había observado, me metí dos dedos en mi cuquita masturbándome para poder dormir. Toda la noche tuve sueños húmedos con mi tío.



A partir de ese día, el tío Lalo llegaba casi a diario a la casa, se había convertido en su amante, muchas veces le metía mano a mi madre aún en mi presencia, ella lo alejaba y le decía algo como –no, delante de la nena no!-, pero el maldito ni eso respetaba.

No sé porque al tío Lalo se gustaba follar en la sala más que en la cama del dormitorio. Pero para mi era mejor, casi no me perdía los encuentros sexuales que tenían, ya que despertaban y alimentaban mi morbo y mis fantasías sexuales.

Sin embargo, los noviecitos que tenía en turno no llenaban las expectativas, eran inexpertos y torpes a la hora de complacerme en la cama.



Otra de las noches que me quedaron en el recuerdo por lo impresionante, fue cuando oí que golpeaban duro la puerta de entrada de la casa, eso me despertó y ví el reloj de mi mesita, indicaban las 2:10 de la madrugada. Mi madre fue a abrir y era el tío Lalo con algunos tragos de licor encima, junto con el venían dos supuestos amigos de él.



Oi que le pidió a ella atenderlos, ella se quejó diciéndoles la hora que era. Pero el tío le ordenó traer una botella de licor que estaba en la cocina, mi madre quiso oponerse pero no lo logró, el tío le dijo que obedeciera porque él era quien mandaba en la casa.

Cuando se sentaron a beber, mi madre le trajo algo de comer. Ella estaba cubierta por una bata de dormir, que tapaba su camisón de dormir y la tanguita que siempre utilizaba. De repente el tío le dijo a sus dos acompañantes, quienes eran dos hombres de más de 30 años, de regular aspecto, que ella era la mujer más bella y caliente.



• Cuñadita!, enséñales tu cuerpo a mis amigos, ellos quieren ver el culo que me estoy cogiendo!. Dijo el maldito de mi tío.





Al oir eso ella quiso abandonar la sala, pero el tío no lo permitió, la tomó del brazo y la amenazó de ya no mantenernos si no obedecía.

Dejo caer la bata, los amigos de Lalo rápido fijaron su vista en el cuerpazo de ella, a partir de la venida del tío se cuidaba más su aspecto, ahora tenía bien rasuradas sus piernas y su pubis, las uñas de los pies bien pintaditas y su cabello en mejor forma, realmente era una mujer muy bella y sensual.



El tío se sentó en el sofá y sacándose la verga del pantalón le ordenó a ella que se la mamará para deleite de sus amigos. Al no cumplir la orden de inmediato, casi le gritó, la tomó del pelo y la obligo a arrodillarse entre sus piernas, le puso la verga en los labios y ella empezó a mamarla mientras unas lagrimas salían de sus ojos. Los amigos rápidamente alardearon la situación y pronto se quitaron los pantalones, queriendo participar en la acción.



Ella engullía todo el tronco del tío, succionándolo fuerte, como a él le gustaba, mientras que lo sacaba y lo metía en su boca. Uno de los tipos ya excitado, se colocó atrás de ella y empezó a manosearle las nalgas apretándolas y buscando su coño, ella quiso evitarlo, pero el tío le volvió a gritar que se dejara. El otro hombre se sentó a la par del tío y puso a la orden su enorme verga, este tipo si tenía una real verga de unas 8 pulgadas posiblemente, mi madre la tomó con una de sus manos y la metió en su boca para degustarla, el tipo aulló del placer cuando sintió la lengua de ella recorrer su glande. Yo estaba casi totalmente mojada observando esta acción, de tres hombres tratando de cogerse a mi progenitora.



El tipo que manoseaba las nalgas y su cuca, le zafó su tanga y le metió dos dedos en su coñito, anunció a los demás que la nena estaba bien mojada, que estaba excitadísima, colocó su verga en la entrada de su vagina y la ensartó lentamente gozando todo el recorrido de su hoyito, con un vaivén lento la fue follando, el tipo le estaba gozando todo su coño. Al sentirse penetrada, ella soltó la gran verga del otro tipo para gemir, luego le chupó los cojones metiéndolos en su boca uno por uno. Mi tío se puso de pie y le dijo al hombre que follaba a mi madre que era su turno. Se puso detrás de sus nalgas y la penetro con fuerza, luego la folló con movimientos acelerados y profundos, cada empujón de verga hacia que ella se fuera hacia adelante; en ese momento el tipo con la verga enorme le había sujetado la cabeza para follarle la boca como si fuera una vagina.

• Verdad que te gusta coger, puta!- -Te vas a comer tres vergas hoy!!- le decía groseramente mi tío.



Luego cambiaron de posiciones, el de la enorme verga, se sentó en el sofá e hizo que ella se sentara sobre su miembro, el cual poco a poco fue desapareciendo en su vagina mojada. Ya clavada hasta el fondo, ella comenzó a moverse sobre ese enorme falo, gemía y jadeaba de placer, y el otro tipo se colocó parado en el sofá poniéndole su verga en los labios para que se la mamara, ella metió la mitad en su boca y la chupó. Mientras eso sucedía el tío Lalo le manoseaba el culito, luego le metió un dedo en el ano, como preparándola para encularla, y así fue, se colocó atrás y con fuerza la penetró por el recto, siguió empujando su falo y después de unos segundos sus cojones chocaban con las nalgas de ella. Estaba hasta lo más profundo de su recto. Era la primera vez que culiaban a mi madre por ambos hoyos al mismo tiempo, en un instante todos sus hoyos estaban llenos de verga, incluyendo su boca. Era un espectáculo increíble, yo no paraba de masturbarme allá arriba, tenía dos dedos mojados dentro de mi cuquita y los movía sin parar. Ya me había venido dos veces.



Los tres hombres siguieron culiandose a mi madre por turnos en cada uno de sus hoyos, ellos la fornicaron hasta saciarse; Ella tenía un orgasmo cada poco tiempo; Todos los hombres la cogieron por su conducto anal y los tres le llenaron de leche el culo. Asi también los tres la cogieron por la vagina y algunos le dispararon su leche en su interior.



Yo estaba en lo mejor de mi masturbación, dándome dedo en el interior de mi vagina, cuando volteo a ver mi tío Lalo esta frente a mí, no me di cuenta cuando subió las gradas.



• También eres una puta!- me dijo, luego me cargó y me llevó a mi cama. Yo quería evitarlo, pero mi cuerpo se dejó llevar.



Rasgó mi camisón y arranco mis braguitas, dejándome completamente desnuda. Abrió mis piernas a lo máximo y me empezó a chupar mi cuquita que estaba mojadísima, bebió todos los líquidos vaginales que encontró afuera y adentro de ella. Lamió los pliegues de mi vagina, y cada vez que los tomaba con sus labios me llevó al cielo, tuve un orgasmo brutal, gemí como nunca y le pedí que no terminara de comerme el coñito.



• Te gusta verdad putita!!- -Ahora tengo dos putas para coger!- me decía, mientras metía toda su cara en mi coñito, me restregaba la lengua en toda mi fruta, yo le tomé por los cabellos y lo atraje hacía mi, quería que su lengua me entrara hasta el fondo de mi canalito mojado. El tío levantó mis nalgas un poco, para mamar también mi ojito del culo, el cual era aún virgen, lo chupó como si fuera el mejor de los manjares, eso me hacía eyacular a cada rato, mi vagina parecía una piscina. Mientras me mamaba mi botoncito metió dos dedos en mi coñito, la lubricación lo permitió sin problemas, luego empezó a masturbarme con ellos, no se cuantas veces me vine esa noche, realmente perdí la cuenta.



Cuando el tío calculó que ya estaba completamente lista para recibir su bulto, se subió encima de mi, me flexionó las rodillas y su verga fue entrando a mi cavidad intima, no se detuvo hasta que sus huevos fueron los únicos que quedaron afuera de mi coño. Su verga había dilatado las paredes de mi coñito. Luego sus movimientos de pelvis fueron exquisitos, me llevaban al éxtasis a cada rato, en ocasiones mientras me cogía me mamaba los pezones apretándolos con sus labios hasta producirme dolor. Esa mezcla de dolor y placer me hacía vibrar. Por un momento, sus bombeos se volvieron salvajes, la cama relinchaba como corcel de los movimientos tan fuertes que efectuaba para follarme. En uno de mis orgasmos le clavé las uñas en sus costados, dejándolo marcado.



De repente mi tío detuvo la folladera que me tenía, me tomó por los tobillos y me levantó un poco más mi trasero, puso su verga en la entrada de mi culito virgen,

• Alli no tío, que soy virgen!- le dije

• Pues ahora vas a probar por primera vez una verga en tu culito!- me contestó.



El no se detuvo para nada. Me embistió el culo con su pinga, el esfínter se estiró dejando pasar su pedazo de carne duro, yo sollocé cuando sentí que entraba en mi culito. Sin embargo, el hizo caso omiso de eso, me siguió metiendo su gruesa verga, cuando me la llevaba a la mitad, sentí un dolor inmenso que me hizo gritar, tampoco detuvo por eso la penetración, finalmente su verga completa estaba dentro de mi recto.



• Verdad que te entró putita!- -Ahora la vas a gozar!-



Diciendo eso y me comenzó a culiar, solo que en forma lenta, me imagino para que me acostumbrara a tenerlo adentro, poco a poco fue tomando velocidad el bombeo hacia mi culito; mi ano estaba completamente dilatado, lo podía sentir. Del dolor pasé al placer.



Me estaba gustando estar enganchada por el culo. Luego aceleró sus movimientos de cintura y me hizo tener mi primer orgasmo producido por el efecto del sexo anal. Mi ano y mi recto se amoldaron a su verga. Siguió cogiendome rico por allí un buen rato, hasta que la sacó y la metió otra vez en mi vagina, yo sabía que eso no era correcto por cuestiones de higiene, pero que rico sentí cuando me penetró por alli otra vez. Me embistió hasta el fondo de mi cavidad, al mismo tiempo me buscó la boca para besarme, yo lo recibí con mi lengüita, se lo merecía!. Siguió cogiendome hasta que me oyó derramarme de nuevo y mojar su verga por dentro de mi cuerpo.

Nuevamente, de repente, se incorporó, sacó su verga de mi cuquita y se subió encima de mi poniendo su verga enfrente de mi cara, quería que se la mamara, lo hice, metí su pinga dentro de mi boca, la chupe, la besé y le limpie todos mis líquidos vaginales y los de él, y posiblemente hasta los de mi madre. El sin avisar, me echó su leche en toda el rostro, a ver que salía mucha esperma me la metí en la boca para tragármela, era un salado delicioso. El tío aulló de pasión cuando daba los últimos latigazos con su verga.



Finalmente quedamos extenuados, me dio una nalgada con la mano y se retiró de mi habitación. Ya casi no tenía fuerzas para pararme, pero lo hice, fui a la baranda de las escaleras y vi que mi madre descansaba en los brazos de uno de los amigos del tío.

Al rato se vistieron, la despidieron de besito y se largaron. Solo quedaron mi tío y ella. En unos minutos se fueron a la habitación de mi madre.

En los siguientes meses, el tío Lalo nos siguió cogiendo a mi madre y a mí. Mi madre hacía como si no se daba cuenta de eso, de que mi tío también me follaba. Con el aprendí todo lo que se necesita saber en la cama. Finalmente muchos meses después mi madre conoció a un hombre y se fue a vivir con él, en mi caso me fui con ellos y dejamos por fin al libidinoso tío Lalo.









 


Nadie ha calificado este elemento todavía - sé el primero!


Commentarios

  • Posteado el
  • 06 de Mar de 2010 - 02:56 PM
Re: Mi madre y yo cogiendo con el hermano de mi padre
el tio sabe lo que hace

Solamente usuarios logueados pueden comentar. Registrar oder Iniciar sesión.

 

 

Estan chateando

¤ perrocachondon
¤ Anastasia_Steele
¤ pablomadri
¤ pastoraleman2010
¤ SirVoldemort
¤ elotien
¤ zoo_2012
¤ Santipu
¤ nudin-hernan
¤ vivini
¤ d-ano
¤ armandobronca


Entrar Chats Sexo

 

Menú de Usuario

Usuarios Online:
 Registrados:93 
 Anonimos:4581 
 Total:4674 
  Contactos  Calientes
         en tu Ciudad


Referencias

Zoofilia   Bondage   Sexo   Incesto   Erotico   Gays   Travestis   BDSM